Animar o mover gizmos?

 

 

 

 

 

Quieres ser animador 3D?…Felicitaciones!
Has tomado una hermosa decisión! Una de las profesiones más divertidas y hasta bien remuneradas en algunos casos (fuera de Colombia, por supuesto) y que conllevan a sacar la máxima fuerza creativa y personal cuando se apasiona con el alma y el corazón.
Sin embargo, uno de los principales errores con los cuales me topo, tras muchos años en este arte, es que la mayoría piensa que animar es solamente mover controladores, gizmos y aplicar los 12 principios de la animación….la verdad, tras tantos años, a duras penas me sé algunos, y ni en orden!… la verdad antes intentaba aprendérmelos…. después ni me importaba no saberlos…Luego, comprendí que los usaba desde mucho antes de saber de su existencia, intuitivamente, usando mi “sentido común”, y comprendí que se trataba simplemente de una detallada y escrupulosa observación del mundo real… y es esta la principal habilidad que debería fortalecerse antes, durante y siempre, en la vida de un artista digital, y más específicamente, de un animador 3D.
Aplicar la teoría es importante, pero más que todo, aplicarla a través de la práctica, el error y la experimentación, es lo que permite ser realmente fluido en los movimientos y transiciones entre una pose y otra. La sensación del peso, de masa y de energía dinámica entre una posición y otra, cada parte del cuerpo, extremidades, extensiones, protuberancias, antenas, armamento, ropaje, etc..todo está conectado al cuerpo principal, y el movimiento siempre es dinámico, como una onda que recorre todo el cuerpo y extremidades, hasta que pierde el momentum y se disipa, sea mediante la dinámica biomecánica, es decir, la intención del movimiento a través de los músculos y la estructura ósea según la anatomía, sea esta interna o externa como en insectos y creaturas ficticias, y hasta las que no tienen esqueleto, como un gusano o creaturas de similar índole, o bien una fuerza u objeto externo o simplemente por acción de la física, sea usando nuestras leyes o las de una galaxia diferente. En todo el timing juega un papel fundamental, y es lo que diferencia a un animador excepcional de uno promedio. El mover y rotar gizmos o shapes, controladores y demás relacionados es como dirigir una orquesta, nada puede ni debe quedar a la deriva, la revisión de keyframes principales es vital, y no está demás, hacer  el “house cleaning” o limpieza de keyframes o de scripts innecesarios para el proceso. Entre más limpio y simple el movimiento, mejor. Es por eso que animar con un layer básico, y luego agregar layers con detalle adicional es un hábito seguro, ya que si, por ejemplo, se introduce un temblor en una mano de un personaje nervioso, por ejemplo, directamente en el controlador principal, y luego el director de animación, o uno mismo, decide cambiar la animación o el acting, ahí vá a haber seguramente un problema, que simplemente se puede evitar, mediante el buen uso de los layers de animación, muy popular entre el software actual. Animar no es mover de A a B, o de pose 1 a pose 2. Se trata de impregnar ese hálito de vida, esa magia y vitalidad, energía y emoción a un grupo de formas, expresiones y algoritmos sofisticados que acabarán viéndose como pixeles de colores que conforman una figura específica, visualmente agradable, en una pantalla. A la final un buen animador sabe que todo se trata de tener un buen saco con trucos… algunos que se descubren por si mismos, y otros, que se aprenden, pero siempre, siempre, hay espacio para un truco más.
No es el conocimiento, sino la pasión que se le dedica durante horas y horas a este arte, que además requiere de mucha fuerza creativa, a modo de ahorro en una cuenta bancaria, y que sin esta, simplemente comenzar un proyecto conlleva a dejarlo a medias, como es bien sabido entre los del medio, no solo de la animación 3D, sino artistas digitales y no digitales en general. Es por eso la importancia de recalcar que, si no te apasiona, estarás perdiendo el tiempo. Crear contenido extraordinario conlleva tantas horas de trabajo, y aun años, y es que, aunque suene raro, y hasta absurdo, en mi opinión personal, si uno ama tanto lo que hace, debe estar dispuesto a trabajar en ello, aunque no vea un solo peso, centavo o chivo de esto, aunque el mundo se le venga encima durante meses, años e incluso décadas… si no estás dispuesto a hacerlo por amor, sino por dinero, entonces tendrás un camino mucho más largo que recorrer antes de comenzar a sentir algo realmente sensato por este oficio. Irónicamente, el dinero vendrá justamente después debido a esto.
Basta con simplemente comenzar pequeño, un paso a la vez, y cuando menos lo esperes, la fuerza se apodera de tus manos y mente, y ya no puedes parar. Es este el mágico momento donde todo el que lo experimenta, sabe que es cuando uno realmente ama y disfruta hacer lo que está haciendo. Estar en “la Zona”, es una de las experiencias más exquisitamente evolutivas, en donde el tiempo parece simplemente detenerse, y en donde, necesidades como ir a hacer del cuerpo, o incluso, alimentarse, simplemente quedan ignoradas, por supuesto, con consecuencias negativas una vez se pasa el efecto.
Feliz animación!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s